Buscando...

Destacado

Actualidad


lunes, 26 de septiembre de 2016

Colegio Médico constata 101 casos de tortura por parte de Carabineros en los últimos 5 años

Profesionales aclaran que no se trata de casos aislados, sino que se ha ido constituyendo "en una práctica más habitual, más extendida y más sistemática". Desde 2011 se han verificado golpes, ahogos, asfixias y desnudamientos, entre otras agresiones.

Fuente: El Ciudadano
Al menos 101 casos de tortura en los últimos 5 años ha constatado el Colegio Médico según un documento elaborado por esa institución, que fue abordado por el programa Informe Especial de TVN este domingo. De golpes, asfixias y desnudamientos, entre otros abusos policiales, da cuenta este estudio, en donde queda en evidencia que la fuerza pública no distingue entre género ni edades, siendo víctimas de las agresiones mujeres, ancianos y niños.

“Nosotros hemos atendido como Departamento de Derechos Humanos 101 personas, pero hay muchos, muchos más casos. Nosotros recibimos solo una pequeña cantidad de lo que ocurre”, señal en el reportaje el doctor Enrique Morales, del Colegio Médico, quien agrega: “Hemos visto varias fracturas. Hemos visto también daños oculares graves”.

El profesional apuntó que cuando comenzó a revisar estas denuncias, en 2011, “tenía la impresión de que eran casos aislados”, pero que finalmente “esto se va constituyendo más que como un hecho aislado en una práctica más habitual, más extendida y más sistemática”.
En ese sentido, el informe del Colegio Médico constata que en 2013 se verificaron 36 casos y en el primer semestre de este año ya van 21. “Hemos visto casos particularmente graves como asfixia con una bolsa plástica puesta sobre la cabeza, provocándole golpes en la cabeza, conocido en el ámbito de la tortura como ‘submarino seco’. También poniéndole líquido en la boca para que la persona se atragante mientras tiene las manos esposadas, otra forma de asfixiarlo, conocido como el ‘submarino húmedo’“, describe el doctor Morales.

Muchas de estas torturas han tenido lugar en manifestaciones ciudadanas, especialmente en las convocadas por el Movimiento Estudiantil. Es por eso que Informe Especial rescató los casos de dos dirigentes que han denunciado sufrir tortura por parte de los uniformados al ser arrestados.

“Me pegaba patadas en mis testículos”
Uno de ellos es el del ex dirigente de la Universidad Santa María, Jorge Brito, cuyo caso fue abordado por El Ciudadano, y que en julio de 2013, en medio de una manifestación estudiantil, terminó con 7 puntos en su mentón, además de una contusión testicular y escrotal, entre otras lesiones, tras una brutal detención por parte de carabineros.
“Un efectivo de Fuerzas Especiales me toma por la espalda, me lanzan un polvo químico directo a mi cara, y luego con aproximadamente 7 o más me llevan detenido a subirme a la micro de Fuerzas Especiales de la 7ª Comisaría. Apenas me tiraron al bus policial, caí en el piso. Un efectivo se deja caer sobre mi cuello con su rodilla mientras me daba golpes de puño en el cuerpo y mientras otro hombre me pegaba patadas en mis testículos. Me estaba ahogando mucho, ya no podía respirar, hasta que el hombre quitó un poco de peso de mi cuello, y con una bomba lacrimógena en su mano me preguntaba si quería que él siguiera o que encendiera la bomba en mi cara. Al pasar unos minutos así, no recuerdo cuántos, con amenazas de patadas y empujones me hicieron sentarme en el piso al fondo del bus policial”, relató Jorge.

Brito continúa contando que fue trasladado a la Tercera Comisaría de Barón, donde “me desnudaron completamente en el baño, me voltearon contra la pared, manos en la cabeza, y bajar hasta el piso y subir unas 3 o 5 veces, con el dolor de los golpes fue algo difícil. Luego me dieron mi ropa y entré al calabozo”.

Tras ser dejado en libertad esa misma noche, Jorge se dirigió al Hospital Gustavo Fricke, donde fue auscultado por un médico cirujano plástico y un médico traumatólogo: Herida contusa en el mentón, contusión testicular y escrotal bilateral, fue el diagnóstico, por lo que le pusieron 7 puntos en su mentón y ketoprofeno intravenoso, junto con una suspensión vertical por 10 días de sus testículos y diclofenaco por una semana.

Cabe destacar que Brito denunció antes la justicia este hecho y uno de los imputados en esa causa es el sargento 2° Marco Guerrero Martínez, el mismo que habría dado muerte al trabajador contratista de Codelco, Nelson Quichillao, en una protesta el 24 de julio de 2015 en El Salvador.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Back to top!