Buscando...

Destacado

Actualidad


lunes, 3 de julio de 2017

OIT: Segregación de género laboral aumentó un tercio en 20 años

En 2017, la tasa de mujeres en el empleo remunerado en el mundo es casi 27 puntos porcentuales inferior a la de los hombres y no se espera que aumente en 2018, señala un nuevo estudio de la Organización  Internacional del Trabajo (OIT).

Por: www.elsoldezamora.com
El  estudio de la OIT, titulado “Perspectivas Sociales y Empleo en el Mundo: Tendencias del Empleo Femenino 2017”, dice que las brechas de género son uno de los mayores desafíos que enfrentamos hoy en día en el mundo.

La OIT es un organismo especializado de las Naciones Unidas que se centra en los asuntos relativos al trabajo y las relaciones laborales. El organismo también promueve los derechos laborales, para fomentar oportunidades de trabajo decente, mejorar la protección social y fortalecer el diálogo al abordar los temas relacionados con el trabajo.

Para combatir esta brecha de género, el director general de la OIT, Guy Ryder, ha lanzado la Iniciativa del Centenario de la OIT sobre las mujeres en el trabajo. Esta iniciativa identificará medidas innovadoras que podrían traer nuevas perspectivas  del trabajo de la OIT sobre igualdad de género antes y después del centenario del organismo en 2019. Este estudio es parte de la iniciativa.

Uno de los problemas más grande para las mujeres que desean conseguir un trabajo es la segregación de género. Educación, salud y trabajo social se registran como las áreas con las concentraciones más altas de mujeres.

Esto se debe a la segregación de género que ha aumentado en un tercio durante las últimas dos décadas.

“Las mujeres que desean mejorar su situación en el mercado de trabajo no lo logran debido a las normas sociales y a una serie de restricciones socioeconómicas”, dice el estudio.

Aparte de que muchos empleadores tienen una preferencia hacia los hombres, el equilibrio entre el trabajo y la vida privada, el estado civil y la falta de transporte son las restricciones socioeconómicas más comunes para las mujeres.

El estudio añade que factores como la discriminación y el nivel de educación afectan a las mujeres, no importa la profesión  ni el sector en el que trabajan. Esto demuestra que las normas sociales tienen un impacto directo en las diferencias de género en el empleo.

Para hacer que el lugar de trabajo sea un sitio más inclusivo para las mujeres, el estudio dice que tendremos que combatir la discriminación dentro y fuera del lugar donde se labora.

Esto se puede hacer promoviendo la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor, desafiando las normas sociales y adoptando legislación enfocada en prevenir y eliminar la discriminación.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Back to top!